Arrecife2010

Sonidos de todo el mundo volvieron a llenar el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria en mayo y junio de 2010, con la octava edición de Arrecife de las Músicas, una cita con el mestizaje y la diversidad cultural.

John Mayall, 28 de mayo de 2010

Arrecife2010_Mayall

John Mayall, toda una leyenda viva del blues británico, vuelve a subir a los escenarios después de deshacer los míticos Bluesbreakers y de publicar un nuevo disco, de título desafiador, llamado Tough (Eagle, 2009). La carrera del guitarrista, organista, armonicista y cantante, que durante su adolescencia vivió en una cabaña sobre un árbol y que durante los años 60 ejerció de padrino musical de artistas como Eric Clapton, Peter Green y Mick Taylor, entre otros muchos, continúa en plena forma.

John Mayall nació el 29 de Noviembre de 1933 en Macclesfield, un pequeño pueblo inglés cercano al centro industrial de Manchester. El mayor de tres hermanos de una humilde familia trabajadora, Mayall creció escuchando la inmensa colección de jazz de su padre para caer rendido a los pies del blues. Fuertemente influido por los grandes, como Leadbelly, Albert Ammons, Pinetop Smith y Eddie Land, a los 13 años se convirtió en un autodidacta del piano de su vecino, de guitarras prestadas y de harmónicas de segunda mano.

Desde 1956 a 1962, John actuó liderando dos bandas por puro hobbie: The Powerhouse Four y, más tarde, The Blues Syndicate. Fue entonces cuando los Blues Incorporated de Alexis Korner se convirtieron en pioneros de lo que se habría de llamar el «boom del blues británico» de finales de los 60. Alexis animó y ayudó a John a mudarse a Londres, donde pronto se aseguró tantos conciertos en clubs como para poder hacerse profesional bajo el nombre de John Mayall’s Bluesbreakers.

Después de que Clapton y Jack Bruce dejaran la banda para formar Cream, varios músicos definieron sus raíces artísticas bajo el liderazgo de John, quien se hizo conocido tanto por descubrir nuevos talentos como por sus contundentes interpretaciones del apasionado estilo del blues de Chicago con el que había crecido. Mientras unos miembros se iban a formar sus propios grupos, otros ocupaban su lugar. Peter Green, John McVie y Mick Fleetwood se convirtieron en Fleetwood Mac. Andy Fraser formó Free y Mick Taylor se unió a los Rolling Stones. Como Eric Clapton llegó a afirmar, «John Mayall ha dirigido una escuela de músicos realmente increíble».

Mélissa Laveaux, 29 de mayo de 2010

Arrecife2010_Laveaux

El destino de la joven Mélissa dio un giro cuando perdió el cheque para pagarse las clases de piano. Aprendió la música de forma autodidacta. Afortunadamente, su madre escuchaba canciones de autor y jazz haitiano, y su padre, músico en su tiempo libre, tuvo la buena idea de ofrecerle una guitarra cuando cumplió 13 años.

Mélissa Laveaux nació en Montreal en 1985, de padres haitianos recientemente instalados en Canadá. Creció en Ottawa, Ontario, en un universo mayoritariamente anglófono, y tuvo que integrarse a este nuevo entorno, aunque no se olvidó de sus orígenes criollos y francófonos. En el cruce de estas múltiples identidades, la creatividad adolescente de Mélissa encontró refugio en la música.

Descubrió así el folk independiente canadiense (Joni Mitchell, Feist), el trip hop británico (Martina Topley-Bird), la música brasileña alternativa (Adriana Calcanhotto, Os Mutantes), las estrellas del hip hop y del nu-soul (Erikah Badu, Common, The Roots, The Fugees…), las grandes voces de la tradición afro-americana (Billie Holiday, Nina Simone, Aretha Franklin) y las estrellas lejanas de la World Music (Rokia Traoré, Lhasa…).

Durante su participación en las ‘Open mic’, veladas organizadas desde el pub del campus de la Universidad de Ottawa, un joven percusionista, Rob Reid, percibe su talento y la anima a continuar. Durante la semana sigue las clases y los fines de semana recorre Canadá con Rob para tocar en los clubs. A sus 21 años autoproduce un álbum que difunde en Myspace y dos años después graba su verdadero primer disco, Camphor & Copper.

Sin ninguna duda, con este disco Mélissa Laveaux hace una espectacular entrada en el pequeño círculo de los cantautores más prometedores de nuestra época.

Jabier Muguruza, 3 de junio de 2010

Arrecife2010_Jabier

Aunque desde los cinco años comenzó a tocar el acordeón, la carrera musical de Jabier Muguruza comenzó en 1989 con la grabación su primer disco ‘Ja, ja’, un trabajo destinado al público infantil. Nacido en Irún en 1960, comienza a colaborar con su instrumento en numerosos proyectos musicales tanto en el mundo del rock como en la canción de autor.

En 1990 fundó el grupo de pop-jazz Les Mecaniciens, con los que publicó tres álbumes. En 1993 el grupo se disuelve, pero Jabier empieza entonces su carrera como cantautor, con una música con toques de rock, pop y jazz. En 1996, y de manera paralela, forma junto a Sergio Ordóñez y su hermano Iñigo el grupo Joxe Ripiau, con el que publicó cuatro álbumes hasta su disolución en 2000. A lo largo de su carrera en solitario ha publicado un total de nueve álbumes.

Especialmente en los últimos años, Jabier Muguruza ha conseguido abrir notablemente su circuito fuera de Euskadi. Ha trabajado en Madrid, Zaragoza, Andalucía, Asturias y, su presencia en Cataluña, se puede catalogar ya de hito histórico dentro de la canción de autor en euskera.

La Academia de las Artes y las Ciencias de la Música le otorgó en 2002 el premio al Mejor Álbum en Euskera por ‘Hain Guapa Zaude’, dentro de la ceremonia de Los Premios de la Música, aunque recibió este mismo galardón en los años 2006 y 2008.

Como escritor, Jabier ha publicado cuatro libros de literatura infantil para la editorial Erein y gran cantidad de artículos de prensa en diversos medios de comunicación. Entre otras actividades, es también colaborador habitual en el programa ‘Más que palabras’ de Radio Euskadi (desde el año 2002) y en los diarios del Grupo Noticias.

Joe Henry, 5 de junio de 2010

Arrecife2010_Henry

Muy pocos artistas alcanzan el estatus y la categoría suficiente como para ser considerados un género en sí mismos. Joe Henry pertenece a ese grupo de elegidos, ese pequeño conjunto de nombres en el que podríamos incluir a Bob Dylan, a Tom Waits o a Randy Newman.

Henry nació en Carolina del Norte, creció en Michigan, pasó los primeros años de su carrera musical en Nueva York, y finalmente, se instaló en Los Ángeles a principios de los noventa. Su historia está llena de desencuentros con la industria musical, lo que poco a poco le ha ido llevando a ejercer un control absoluto sobre sus trabajos, convirtiéndose de este modo en un productor de gran prestigio.

Se ha labrado en dos décadas una trayectoria musical que conjuga nueve álbumes como solista con producciones de lujo que le han convertido en uno de los productores de moda en la escena americana. A la manera de Rick Rubin o T-Bone Burnett, su labor incluye elogiadas grabaciones tanto para músicos en activo (Elvis Costello, Mary Gauthier, Susan Tedeschi o Ani Di Franco) como figuras olvidadas del country, el soul, el blues o el folk, cuyas carreras se han reactivado tras ponerse en sus manos, como los vocalistas de soul Solomon Burke o Bettye Lavette.

“Joe es un verdadero poeta por descubrir. Algunas de sus canciones consiguen rasgar mi corazón. Es un hombre de otro tiempo, un gigante de la lírica”. La definición no es de ninguno de los músicos a los que ha producido sino declaraciones de su cuñada, ni más ni menos que la diva del pop Madonna. Henry, casado con su hermana, le ha cedido incluso algún tema y cantado con ella un dueto para un disco benéfico.

Pese a ello, Henry no ha explotado esa circunstancia para dar mayor repercusión a su carrera, una discografía que ha evolucionado del country rock inicial, con los Jayhawks como banda de acompañamiento en dos álbumes, a su actual eclecticismo, una fusión personal de atmósferas subyugantes y sonidos cálidos que filtra elementos del soul, el blues y el jazz a la manera de un Tom Waits refinado, menos agreste, como se le ha descrito.

Fito Páez

Arrecife2010_Fito

Nacido en 1963 en Rosario (Argentina), a finales de la década de los 80 Fito Páez se unió a la banda de Juan Carlos Baglietto, para pasar después a la de Charly García. Dos grandes maestros que empujaron a Fito a grabar su primer disco en 1984 (Del 63), inspirado en el rock, el jazz, el tango y el folclore. En 1984 apareció su segundo disco y, desde entonces, la carrera de Fito Páez ha sido ejemplar.

Ha colaborado con Caetano Veloso, Luis Alberto Spinetta, Joaquín Sabina y Phil Ramone, entre otros muchos artistas. Ha publicado álbumes esenciales, como Ciudad de los pobres corazones (1987), El amor después del amor (1992), Circo Beat (1994), Abre (1999), Rey Sol (2001), Naturaleza sangre (2003), El mundo cabe en una canción (2006) y Rodolfo (2007), grabado a voz y piano.

A lo largo de su carrera, Fito Páez ha vendido más de tres millones de discos, ha firmado como guionista y director dos películas y un cortometraje, ha participado como actor en seis filmes, ha compuesto bandas sonoras (entre ellas la de Martín Hache, de Adolfo Aristaráin).